Perfil Docente…desde un enfoque práctico…!

Hola amigos lectores, espero que se encuentren en el mejor momento de su vida, con mucha salud espiritual y física, binomio fundamental donde se sustenta nuestra razón de ser y de hacer como acción productiva enfocada hacia la preservación de la vida. Antes de entrar en materia, pido disculpas por mi ausencia, ya que, el diario devenir, algunas veces, nos impulsa a dejar unos asuntos para atender otros, también de importancia, pero que no esperan. Pues bien, desde mi perspectiva en cuanto a la educación, es oportuno compartir con ustedes asuntos de interés para el éxito en el quehacer educativo.

En el referido contexto, donde se desarrolla un proceso eminentemente social, con frecuencia una serie de términos, frases y expresiones son manejadas en el entorno como premisas sin trascendencia, llegando incluso a ponerse de moda, pero en sí, nos hemos ido acostumbrando a ellos sin profundizar en la importancia de las mismas para realzar la calidad de los resultados que en materia educativa estamos obteniendo.

Con base en lo planteado, una vez más hago un llamado a mis colegas docentes para organizarse como equipos empoderados, para desarrollar, disciplinadamente, momentos de construcción cognitiva, desde donde se deriven acciones investigativas, constructivas y proyectivas que irradien el quehacer docente alcanzando una realidad teórico-practica de altura, durante su ejercicio. Con ello, les exhorto al análisis de toda expresión lingüística u otra acción vinculante con el hecho educativo, de manera que podamos crear conciencia de su incidencia para con nuestro crecimiento personal y profesional, seleccionando las que realmente tienen valor y desechando lo que no deja producto alguno, ya que, somos nosotros los docentes quienes tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer aportes significativos al desarrollo de la humanidad.

Pues bien, en este marco de inquietudes, espero podamos revisar lo que respecta al perfil docente, aspecto tan ligeramente nombrado en nuestro medio obviando la profundidad de su esencia en este significativo escenario, como lo es el proceso educativo, más hoy, cuando una cultura de constantes y convulsivos cambios, generalmente, llega a desvirtuar el alcance que deben arribar los momentos de construcción de aprendizajes para la evolución de la sociedad.

En tal sentido, creo oportuno compartir con ustedes la opinión de Ignacio Abdón Montenegro Aldana (2003) “El perfil docente se define como el conjunto de rasgos que caracterizan al profesional de la educación. La importancia de un perfil es que se constituye en un modelo a seguir en el proceso de formación y desempeño docente…El fundamento del docente es el de persona integral, dotado de unas competencias básicas” (p.12)

De esta manera, el mencionado autor hace referencia a las competencias profesionales y competencias de persona integral, donde, el ser profesional descansa sobre la constitución como persona integral. Enfatiza, dicho autor, en que primero se es persona y luego se es profesional. Para ello clasifica las competencias en básicas y específicas, dentro de las cuales, refiere el “saber hacer” y el “saber actuar” teniendo como norte la convivencia humana.

En este orden de ideas, dicho autor define las competencias, como “patrones de comportamiento que permiten la subsistencia y el éxito en cualquier escenario de la vida” (p.13). Así, que el desenvolverse docente precisa de una formación integral, desde donde se desprende un desarrollo de la persona como un todo, es decir, incluye lo biológico, lo intelectual, lo social y lo interpersonal.

Del mismo modo, indica que las competencias específicas están centradas en el dominio del entorno donde el docente debe interactuar en forma armónica, con lo institucional, construyendo el espacio de acuerdo a la situación de aprendizaje, lo pedagógico, conociendo y orientando al estudiante, así como también, diseñando y desarrollando el currículo, juntamente con lo interpersonal reconociéndose como profesional docente. Desde esta configuración, el docente tendría un perfil representativo y cónsono con la acción y la palabra.

De hecho, el docente estaría en condiciones de discernir entre lo que es una frase valorativa para el enriquecimiento de la ejecución docente y lo que, pudiera, estarse gestando como premisa detractora de la condición docente. Desde allí amigos míos, tendremos oportunidad de emprender la defensa de nuestros intereses como docentes de calidad, esos que no se dejan, envolver por condicionamientos depredadores de nuestra valía. Adelante, colegas. No nos dejemos arrastrar como hojas secas por el viento. Cuidemos nuestro perfil docente, es fundamental para elevar la significancia de nuestro ejercicio…Éxitos y seguiremos en contacto.

________________________________________________________________

Fuente consultada:

Ignacio Abdón Montenegro Aldana (2003). Evaluación del Desempeño Docente. Fundamentos, modelos e instrumentos. Editado por: Coop. Editorial Magisterio

8 comentarios

  1. aidedt said,

    octubre 20, 2009 a 3:02 am

    sus palabras me alientan a investigar y analizar cada una de las palabras tan profundas con las que se expresa un docente. Me gustaria que me orientara con mas autores que hablen mas del tema, se lo agradeceria su ayuda. Gracias¡

    • Neiba de V said,

      noviembre 8, 2009 a 10:12 pm

      Hola Aidedt, me halagan tus bonitas palabras. Espero que no desmayes en tus deseos de incursionar en la investigación, es un mundo maravilloso que te ofrece todo un compendio de oportunidades para crecer personal y profesionalmente. En cuanto a otros autores sobre el tema, te recomiendo a, Arturo Galán (2007). El perfil del profesor universitario: Situación actual y retos del futuro. Editor: Encuentro. También, Francisco Díaz Alcaraz (2007). Modelos para evaluar la práctica docente. Gráficas Muriel. España. espero puedan serte útil…Un fuerte abrazo pre navideño…!!!

  2. ARMANDO said,

    octubre 24, 2009 a 12:45 am

    OK PUES QUE PUEDO OPINAR SOBRE EL PERFIL DOCENTE QUE ES UN ENFOQUE MUY IMPORTANTE, YA QUE COMO EDUCADORES TENEMOS QUE SER MUY ELOCUENTES

    • Neiba de V said,

      noviembre 8, 2009 a 9:37 pm

      Hola Armando, gracias por tu significante comentario. Sí, en este contexto, es de vital importancia ser cónsono con la imagen que proyectas y la palabra…basta de hablar…es preciso unificar ambos aspectos y disponerlos como un binomio inseparable para la creación de valor…diciendo y haciendo en busca de la excelencia….Saludos…Un fuerte abrazo pre navideño…!!!

  3. iraima linarez said,

    abril 15, 2011 a 8:27 pm

    esto no es lo que estoy buscando

  4. Helver Guivar Vasquez said,

    febrero 28, 2012 a 10:14 pm

    Necesito saber quien es el autor que haya investigado exclusivamente el tema perfil del docente, gracias.

  5. septiembre 17, 2015 a 1:55 pm

    EXCELENTE ME GUSTO MUCHO LA LECTURA DE ESTE ARTICULO GRACIAS POR COMPARTIR

  6. septiembre 17, 2015 a 1:56 pm

    Excelente articulo muy bueno. Es un trabajo muy fuerte ser maestro y más en estos días donde los tiempos han cambiado y tenemos más problemas psicológicos en nuestros estudiantes. El Perfil del docente cada día se pone más extenso debido a las exigencias de nuestros tiempo. El docente de ahora, debe ser una persona espiritualmente maduro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: